Deseando preparar su última morada, el propio general Francisco Villa mandó construir en el Panteón de la Regla, (Actual parque Revolución), este monumento. Sin embargo, jamás se cumplió su deseo de descansar ahí, ya que primeramente fue sepultado en Parral. Los restos del Centauro del Norte descansan actualmente en el monumento a la Revolución en la capital del país.